miércoles, 4 de febrero de 2009

Un Vaso



El vaso estaba situado sobre la mesa, llevaba ahí desde la noche anterior, donde su dueño lo había dejado antes de retirarse a la cama. Se encontraba realmente confundido, sentía un vació dentro de él, cosa poco rara en un vaso, pero esto era algo más. Se sentía solo, viejo y sin motivo. En resumen: el vaso estaba deprimido.
Algo que lo hacia sentirse peor aún era que realmente no le veía bases ni fundamentos a su depresión; era usado con regularidad y no lo maltrataban, llevaba una vida tranquila y sin preocupaciones. Pero de todas formas se encontraba mal, no estaba feliz con su vida y no sabia exactamente por qué. Pero se sentía mal, eso seguro.
Esto no era nuevo, llevaba ya rato oprimiéndolo, había tratado de ponerle fin a su soledad tratando de entablar conversación con los demás vasos y la vajilla. Pero las cosas que cuenta un tenedor le parecieron tediosas y banales.
–Eso es todo– pensó, –tengo que hacer algo al respecto, ya no aguanto más.–

Juan se estremeció al repentinamente oír el estrépito de vidrio rompiéndose, se paró y fue a su comedor, viendo a su gato escabullirse rumbo a la cocina –¡Baltasar!, ¿Qué has hecho?– le dijo disgustado, dirigiéndose lentamente por una escoba para recoger los trozos de cristal.

3 comentarios:

Profesor de apoyo dijo...

esta padrisisisisisisimo
me das permiso de ponerlo en mi blog porfavor!!!!!

Anónimo dijo...

Good post and this fill someone in on helped me alot in my college assignement. Say thank you you for your information.

Seguridad Social dijo...

Buenisima la historia! La verdad es que los gatos cuando la lian salen corriendo y se esconden, como si ellos no hubieran hecho nada de nada, bueno, como hemos hecho tod@s alguna vez en nuestra vida, no?