viernes, 11 de diciembre de 2009

Oradour

El dolor todavía cubre estas ruinas.
Se siente un sufrimiento silencioso
atravesando las calles desiertas.

Los muros escombrosos todavía recuerdan
la iglesia sigue escuchando los gritos,
los aullidos, dolores. Las llamas.

Metales viejos,
puertas despostilladas,
paredes ennegrecidas,
Casas vacías.
En este lugar nunca se volverá a oír una risa.

Ese día de julio sucedió una atrocidad.
No hay que olvidar de lo que el ser humano es capaz.

SOUVIENS-TOI ~ REMEMBER

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Carnalillo!
¿En qué coordenadas del globo habitas?
¿Cuándo retornas?
Se te extraña, gallo!
Un abrazo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
CRUDO dijo...

hasta parece que hablas de mi colonia carnal jaja